Así agoniza la Ciénaga de Mallorquín

Luis Rodríguez

Durante décadas, el cuerpo de agua ha sido objeto de contaminación a través de vertimientos directos e indirectos. Pacto de 2010 se quedó en el papel.

La problemática que viene afectando a la Ciénaga de Mallorquín, que se evidenció con los recientes eventos de mortandad de peces, no es nueva, por el contrario tiene su origen varias décadas atrás.

Sin embargo, su solución definitiva no se vislumbra y ante esta situación la Gerencia Departamental de la Contraloría General de la Nación inició una serie de reuniones exploratorias para determinar las acciones necesarias por parte de las autoridades para rescatar este importante ecosistema, ubicado en el extremo noroccidental de Barranquilla.

De acuerdo a lo plasmado en un informe preliminar del órgano de control, “mucho se ha comentado sobre la situación de la Ciénaga al punto de que hay sectores portuarios que son partidarios de una desecación. Esto sin dudas, dejaría sin posibilidades de trabajo y alimentación a más de 500 personas que históricamente han derivado sus recursos económicos y su propia manutención, de la pesca artesanal”.

El mismo informe advierte que “este criterio no tiene en cuenta que la Ciénaga es parte integral de toda una cuenca hidrográfica de la cual también forman parte los arroyos que tienen nacimiento en el norte del Departamento y que son afluentes del arroyo León que nutre tanto el Lago del Cisne en el sector de Caujaral, como la Ciénaga de Mallorquín. Por ser un ecosistema estratégico, tanto el Ministerio del Medio Ambiente como la Corporación Autónoma del Atlántico, deben liderar, como ya lo solicitó la Gerencia Departamental, una mesa de trabajo integral que incorpore a la discusión las disposiciones establecidas en el Pomca o Plan de Manejo Ambiental de una cuenca.

La gerencia de la Contraloría llama la atención sobre “la falta de liderazgo y la poca efectividad de políticas coyunturales puestas en marcha frente a casos puntuales”.

De hecho, el 2 de febrero de 2010, los entes involucrados firmaron un Pacto Ambiental denominado Todos por Mallorquín, sin embargo la mayoría de los compromisos se quedaron sólo en el papel.

El pacto buscaba la recuperación de la Ciénaga, frenando la recepción directa de basuras y lixiviados de antiguos rellenos sanitarios que ocasionan un alto grado de contaminación orgánica y de metales pesados, así como la disposición de residuos sólidos y el vertimiento de aguas residuales.


La aguas residuales llegan a la Ciénaga desde el Suroccidente de la ciudad a través del Arroyo León.

El documento establecía la creación del Comité de Gestión para coordinar las acciones de implementación del Pomca de Mallorquín, el cual sería liderado por la Corporación Autónoma Regional del Atlántico, pero este comité no se creó. La entidad sí asignó recursos, pero estos se ejecutaron de manera desarticulada con los demás compromisarios, por lo que las acciones implementadas no dieron los resultados esperados.

El Ministerio de Ambiente y Vivienda, la Gobernación del Atlántico, el Distrito, el Damab y Cormagdalena se comprometieron con la asignación de recursos, dentro del ámbito de sus competencias, pero ninguna de las entidades cumplió con su parte.

EL PROBLEMA. La realidad de Mallorquín ha despertado el interés de investigadores de prestigiosas instituciones educación superior que han realizado diversos estudios sobre el tema y plantean soluciones para la Ciénaga.

El investigador de la Universidad del Norte Juan Carlos Ortiz Royero explicó “que una vez se construyeron los tajamares de Bocas de Ceniza, Mallorquín pasó de ser parte del estuario del Río Magdalena a convertirse en Ciénaga de Mallorquín, que se trata de una porción de agua llamada Laguna costera, dada su dependencia esencialmente al mar, ya que perdió su conexión con el agua dulce del río”.

Agregó que “las lagunas costeras y su ecosistema dependen dos factores fundamentales: la circulación, es decir la constante entrada y salida de agua que permite mantener niveles de oxígeno disuelto adecuados, y la no injerencia de actividad antrópica, es decir actividades del hombre. La armonía de estos dos factores es la base de la preservación de la fauna y flora de una laguna costera”.

Para Ortiz, el origen de la problemática está en el mismo origen de los tajamares de Bocas de Ceniza, pues explicó que “cuando la ciénaga ‘fue apartada’ de su afluente natural que era el Río Magdalena y su dependencia hidrodinámica (movimiento del flujo de agua) se limitó al mar, además la construcción del tajamar trajo consigo el retroceso de la línea de costa, por la erosión y por último el vertimiento irresponsable de residuos sólidos y líquidos, fue el detonante de la ya maltrecha ciénaga’.


De las contaminadas aguas se siguen extrayendo peces que son comercializados en la Plaza del Pescado en Barranquilla.

El biólogo e investigador de la Universidad del Atlántico, Iván León Luna, asegura que los problemas de la Ciénaga no están en sí misma, sino en factores externos.

De acuerdo a sus investigaciones, la alta contaminación del sedimento que se halla en Mallorquín es la prueba fiel de las acciones que le han hecho daño a este ecosistema.

Los sedimentos de la Ciénaga se componen mayormente por arena con puntos de fuerte acumulación de fango, relacionados con altos valores de materia orgánica, que en todos los sectores están por encima de los valores normales. En el sector sur de la Ciénaga, cercano al antiguo botadero de basuras y al barrio Amarillo, existe una mayor concentración tanto de fango como de materia orgánica.

El investigador llamó la atención por la formación de la pirita, mineral del grupo de los sulfuros, que contiene azufre y hierro, presente en los sedimentos superficiales de la ciénaga.

LA SOLUCIÓN. Los investigadores también opinaron sobre las posibles soluciones a la problemática ambiental de Mallorquín. Para Ortiz, lo que más necesita la Ciénaga es oxígeno, que es sin duda, la base de todo ecosistema, por ello sugiere “primero suspender cualquier tipo de vertimiento al cuerpo de agua, estudiar desde la hidráulica costera soluciones que permitan una constante circulación de agua a la Ciénaga y por supuesto la concientización de preservarla controlando el uso de los recursos que posee”.

Por su parte, León coincidió en que se requiere “intervenir todos aquellos agentes que introducen sustancias nocivas, tóxicas y de materia orgánica a la Ciénaga, lo que implica que no podemos seguir utilizando el arroyo León como el vertedero de algunas industrias y de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (Edar) de El Pueblito.

Además se debe dar solución integral de alcantarillado para el sector de La Playa y Barranquilla tendrá que crear muchas plantas de tratamiento de aguas servidas; asimismo reubicar los asentamientos subnormales como el barrio Amarillo y La Cangrejera”.

Para el experto, se requiere además “mejorar la gobernanza de nuestros ecosistemas acuáticos, evitar el choque de trenes entre las instituciones por las facultades para ejercer control y vigilancia en estos cuerpos y crear una comisión interinstitucional para agenciar todas las acciones pertinentes”.

PROBLEMA SOCIAL. Antonio De la Hoz, presidente de la Asociación de Pescadores Asoplaya, pidió a las autoridades soluciones de fondo a la problemática que les afecta. Asegura que pudieron volver a pescar hace unos 15 días, pero se ha dificultado la comercialización del pescado “porque la gente tiene temor de que esté contaminado”. Agregó que “no queremos mercaditos, que le llegan a gente que ni si quiera son pescadores, queremos que se cumpla el Pacto firmado por todas las entidades”.

Por Marly Obredor Salazar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s