El eterno romance de Barranquilla y la Selección

Desde que Francisco Maturana la escogió como sede de la Selección Colombia en 1989, Barranquilla ha escenificado un total de 28 partidos del tricolor nacional, logrando aquí la tricolor un total de 59 puntos de 84 posibles, un rendimiento del 70 %. Conozca anécdotas, grandes momentos y estadísticas en este especial multimedia:

El romance ha sido correspondido mutuamente: la selección ha brindado aquí inolvidables momentos, mientras que Barranquilla ha aportado lo suyo.

CAMPAÑA A ITALIA 90: EL COMIENZO DE TODO

Sentimientos entremezclados marcaron el debut de la Selección Colombia en Barranquilla. Dos días antes del juego inicial contra Ecuador, fue asesinado en Bogotá el líder liberal Luis Carlos Galán. Se llegó a considerar la suspensión, pero el partido finalmente se jugó. Inolvidable el homenaje a Galán en esa tarde. Memorables también los dos goles de Arnoldo Iguarán. Aquí este documento audiovisual que registra esa vibrante tarde:

Esta es la nómina que se midió a Ecuador en esa tarde. Obsérvese en el fondo el fragor que se alcanza a advertir en la tribuna:

Colombia jugó en el grupo 2 y luego debió ir a repechaje frente a Israel. Estos son los resultados de los 3 juegos del 89 en Barranquilla:

Instante crucial en esa eliminatoria, el partido contra Paraguay, en que Carlos Valderrama tuvo una mala tarde y fue reemplazado por “Bendito” Fajardo. Fabio Poveda le envió en esa ocasión una carta abierta al astro samario:

Apreciado Carlos:

Yo sé que a pesar de la tranquilidad que aparentas tener, en tu interior debe haber un volcán hirviendo. Porque nunca has sido un perdedor y la vida te ha golpeado con dureza en este último año; porque hubieras querido exhibir la esplendidez de tu fútbol, terminar con ellos, con tus compañeros, en la cancha y salir bajo los aplausos del público; y porque no eres un jugador de mirar los partidos desde el banco. Todo el mundo te ha visto, Pibe, correr por toda la cancha, meter pierna, pedir todos los balones; todo el mundo te ha visto con ese fuego encendido en tu corazón y en tu cuerpo. Aunque las cosas no hayan salido bien, tú has estado presente ahí en la guerra de principio a fin. Nunca te has cruzado de brazos. Has sentido siempre que esa camiseta te quema y que por ella hay que luchar siempre.

No voy a decir que me duele esto. Por encima de todo está Colombia, y Colombia ganó. Yo sé que tú, Carlos, piensas de la misma manera. Y que le has dado una lección de profesionalismo a todos estos periodistas que te persiguieron y te siguen persiguiendo, aunque algunos se laven las manos como Poncio Pilatos.

Porque ellos, Pibe, han equivocado el sentido del hecho: Colombia no ganó porque salió el Pibe, sino porque entró Fajardo. Y porque entró también el “Palomo”. En todo caso, tú has respondido con dignidad. Respetando las decisiones del jefe, Maturana, que más que un jefe, ha sido un amigo tuyo, según lo has dicho en repetidas ocasiones. Algunos esperaban que tú salieras a disparar   contra el técnico o contra los periodistas que te hirieron. Pero no. Mostraste la cara, y muy en alto por cierto.

No es la primera vez que sufres, Pibe, tú lo sabes. Y lo sabe Juana y Jaricho. Si algo has demostrado tener en la vida, ha sido valor. Fuerza anímica para soportar el mal momento de Millonarios, cuando también muchos, quizás los mismos que lo dicen ahora, expresaban que no servías para nada. Y te fuiste al Deportivo Cali para escribir allí una historia de grandeza. Una historia de goles, de pases milimétricos y de fútbol bien jugado. Para lograrlo, encontraste un socio: Bernardo Redín. Esa grandeza te permitió consagrarte más tarde como el mejor jugador de América. Y te valió ese buen contrato en Francia. Allí, entonces, comenzó un mal momento para tí.  Llegaste como una estrella al Montpellier y el técnico Mosca te trató como a un cualquiera. Fue un año duro, Pibe, un año en el que el éxito no te acompaño, como te había acompañado en los últimos tres años. Y después vino lo de la Copa América en Brasil. Ni a tí, ni al equipo, le fue bien en ese torneo. Tu tuviste el valor de confesarlo en el balance, cuando allá en Recife me dijiste: “Me fue muy mal”. Lo que otros ocultaron con un “más o menos bien”.

Bueno, eso es historia. Ahora ha llegado el momento de decirte, pibe, aunque no haga falta, que esto no significa nada, Que solo es un tropiezo, como esos otros que he mencionado. Y que, como esas veces, sabrás levantarte y mostrar tu casta. Porque perteneces a una casta de valientes. A una casta de vencedores. Para lograrlo, cuentas con el apoyo de esta, tu Costa querida. Ya sabrás que aquí tu prestigio no ha disminuido ni un ápice. Sigues siendo el Pibe, nuestro símbolo, nuestro embajador en el mundo. Sigues siendo el mejor. Y creo que estas pruebas las manda Dios para que de vez en cuando puedas demostrar que formas parte de una élite de elegidos. Y que sólo los grandes pueden superar los malos momentos.

Ya llegará el desquite, Pibe. Y entonces, le demostrarás a los que no han creído en ti   que verdaderamente eres un jugador privilegiado. Que nadie te detendrá en tu camino rutilante. A los que siempre hemos creído en ti   no tienes nada que demostrar. Te conocemos. Sabemos lo que piensas, lo que sientes lo que habita en ti. Y sabemos que es amor por Colombia, y amor por tu Santa Marta querida, por ese piso alto, a donde ya volverás para reunirte con tus amigos de siempre. Y para contarles esta aventura en sus intimidades.

Allí en el lobby del Hotel Dann me lo dijiste, cuatro horas después del partido. “Sigo en la Selección y necesito sólo un partido para callar todas las críticas. Ese partido llegará pronto y ya verán quien el Pibe Valderrama”.

¿Sabes lo único que me dolió?. Lo que me contó el profesor Barrangan. Me dijo que después del partido los periodistas te dejaron solo. Ninguno te buscó. Así es la vida. Pibe. Pero después, me reconfortaron las palabras de pacho Maturana. Me dijo: “ ¿Sabes qué es lo que deseo?. Que podamos hacer un partido amistoso antes de enfrentar a Israel. No voy a poner a Carlos, para que vean que no ganamos sin él”.

Y eso es lo más importante, Pibe. Pacho cree en ti. Como creemos todos los costeños. Tu grandeza no se va acabar en unos pocos días, de manera que, arriba, ¡Pibe!

Tu  amigo:

FABIO POVEDA MARQUEZ

El 15 de octubre, Albeiro “El Palomo” Usuriaga dejó su huella para siempre en el Metropolitano, al marcar este gol histórico, que abría el camino para que Colombia regresara a un mundial luego de 28 años:

El gran Fabio Poveda Márquez contó en una maravillosa crónica, desde Tel Aviv, lo que fue el juego siguiente, en el estadio Ramatgan de esa capital:

¡Lo logramos! | El Heraldo

Israel fue mucho más que en Barranquilla y alcanzó a asustar a Colombia, especialmente en el segundo tiempo, pero finalmente el equipo de… (Leer más)

A USA 94: LA CONSOLIDACIÓN

Así fue la campaña del 93 en Barranquilla:

Momento grandioso de ese 1993 en el Metropolitano fue el 2 a 1 contra Argentina. Esta foto borrosa muestra la suavidad con que Iván René Valenciano, a los dos minutos de juego, abrió el camino de la victoria, en lo que sería el preámbulo del 5 a 0:

Iván René Valenciano le contaría años después al periodista Rainiero Patiño, en EL HERALDO, lo que significó aquel gol:

El día en que Valenciano se graduó de goleador | El Heraldo

El cinco a cero inolvidable de Colombia frente a Argentina ese histórico 5 de septiembre de 1993, en el mismísimo Estadio Monumental de R… (Leer más)

Aquí el video con lo mejor de aquel juego en Barranquilla:

FRANCIA 98: ALTIBAJOS

Para 1997, Colombia ya había clasificado dos veces seguidas a la Copa del Mundo en Barranquilla. Tras la catastrófica eliminación en USA 94, llegaba un nuevo reto: asistir a Francia 98. Así fue la campaña en Barranquilla:

En pleno Carnaval del 97, el célebre error de Farid Mondragón le costó a Colombia una lamentable derrota ante Argentina. Aquí el video con el gol de Claudio “El Piojo” López:

COPA AMÉRICA: MARCANDO LA PAUTA

Colombia organiza entonces la Copa América de 2001. Argentina decide no asistir. El seleccionado nacional juega sus primeros tres partidos en el Estadio Metropolitano y los gana todos. Francisco Maturana diría después: “Barranquilla marcó la pauta”. Por primera vez, Colombia fue campeón de América.

ALEMANIA 2006: EL RETORNO

De la mano de Francisco Maturana y después de ser eliminado en Bogotá, Colombia regresa a jugar una eliminatoria en Barranquilla. Esta vez no sería. Un mal comienzo desembocó en la decepción de una eliminación:

De los gratos momentos de aquella eliminatoria, el 5-0 frente a Uruguay en Barranquilla, lamentablemente ante un estadio casi vacío:

BRASIL 2014: LA INCERTIDUMBRE

Ya se han jugado dos partidos en el Metropolitano en esta eliminatoria para Brasil y Colombia no despega como local.

Y para terminar preguntemos: ¿cuál es el gol más emocionante de los 49 que ha anotado la Selección Colombia en Barranquilla?

Para entender lo que significó ese gol de Rubén Darío Hernández nada mejor que este video, que cuenta la historia completa:

¿Y el momento más decepcionante entre las 5 derrotas y una única eliminación que ha sufrido Colombia en Barranquilla?

¿Qué expectativas tiene la gente para una eventual asistencia al Mundial 2014?

Con Carnaval fue recibido Falcao García para el juego contra Uruguay.

Falcao se aísla de la presión | El Heraldo

Hace 8 horas … Todas las esperanzas de la afición colombiana están puestas en Radamel Falcao García. El goleador samario, admirado en…(Leer más)

Fuente: Ernesto McCausland, Especial para El Heraldo de Barranquilla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s