Transbordador espacial Discovery realiza su vuelo final

Su destino es el Museo Smithsoniano Nacional del Aire y del Espacio, en Virginia.

Estados Unidos retiró sus transbordadores el año pasado tras finalizar la construcción de la Estación Espacial Internacional, un proyecto de 15 países y de 100.000 millones de dólares, para empezar a trabajar en una nueva generación de naves espaciales que puedan transportar astronautas a destinos más allá de los 384 kilómetros de altura de la órbita de la estación.

El Discovery, el líder de la flota de los tres transbordadores supervivientes de la Nasa, completó su último vuelo espacial en marzo del 2011.

Fue comprometido al Museo Nacional del Aire y del Espacio de la Institución Smithsoniana en Washington, D.C., el depósito oficial nacional para los artefactos espaciales.

“Es triste ver esto”, dijo la astronauta de la Nasa Nicole Stott, miembro de la última tripulación del Discovery.  “Pero lo miras y no puedes evitar dejar de impresionarte. Esa es mi esperanza ahora, que cada vez que alguien vea este vehículo quede impresionado, que sientan que esto es lo que podemos hacer cuando nos desafiamos a nosotros mismos”, agregó.

Para su último viaje, el Discovery no despegó de su plataforma de lanzamiento en el mar, sino desde la cima de un avión Boeing 747 modificado que se deslizó por la pista del Centro Espacial Kennedy en la madrugada.

La cola del transbordador se tapó con una especie de cono aerodinámico y sus ventanas se cubrieron.  “Fue un momento muy emocionante, emotivo y agridulce”, dijo el ex astronauta Mike Mullane, un veterano de tres misiones espaciales con los transbordadores.

“Cuando está ocurriendo piensas: ‘Esto nunca va a acabar’, pero todos seguimos adelante”, añadió.

El Discovery, que voló por primera vez en agosto de 1984, sustituirá en el museo al Enterprise, un prototipo de nave espacial que fue utilizado para vuelos de pruebas atmosféricas en los años 70.

Los otros dos transbordadores hermanos, el Endeavour y el Atlantis, se expondrán en el Centro de Ciencia de California en Los Angeles, y en el Complejo para Visitantes del Centro Espacial Kennedy, en Florida, respectivamente, a finales de año.

“Necesitamos preservar nuestra historia para futuras generaciones y enviar a estos a los museos para recordar lo que hicimos”, dijo el ex astronauta Steven Lindsey, comandante de la última tripulación del Discovery que ahora trabaja con la empresa privada Sierra Nevada Corp., una de las compañías que desarrollan taxis espaciales comerciales para la Nasa y otros clientes.

“Todas las lecciones aprendidas con estos transportes las estamos utilizando en el diseño de nuestra nave espacial. Estamos actualizando las tecnologías, pero los principios básicos son los mismos. Cada programa se basa en el programa anterior”, agregó Lindsey.

Reuters

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s