Congreso de E.U. pide que investiguen a Google por rastreo a usuarios de Safari

El navegador de Apple es el único que de forma predeterminada bloquea las ‘cookies’ que envía la mayoría de los sitios web.

El viernes pasado se desató un miniescándalo alrededor de Google. Como lo reportó Eltiempo.com, un estudiante de la Universidad de Stanford, Jonathan Mayer, encontró que Google y otras tres empresas de publicidad en línea estaban pasando por encima de la configuración predeterminada del navegador Safari para poder rastrear los hábitos de navegación de sus usuarios.

Hoy, tres congresistas de Estados Unidos (dos representantes republicanos y uno demócrata) enviaron una carta (PDF) a la Comisión Federal de Comercio (FTC) que iniciara una investigación formal contra Google por este hecho, ya que la empresa había prometido ceñirse a un acuerdo el año pasado después de otro incidente de privacidad, relacionado con el servicio Google Buzz.

El navegador Safari, de Apple, de forma predeterminada bloquea el rastreo a sus usuarios, algo que los demás navegadores web no hacen. El rastreo mediante ‘cookies’ –archivos que almacenan información de visitantes, como dirección IP, historial de páginas visitadas y sesiones en servicios web– es normal en la Web y es una de las herramientas más útiles para las empresas de publicidad en línea, por lo que el ‘pecado’ de Google no es rastrear la navegación de los usuarios, sino haber usado un código en sus ‘cookies’ que les permitía funcionar sin que los usuarios de Safari hubieran cambiado la configuración.

Aunque Safari es un navegador marginal en los computadores (tiene menos del 7% del total, en un mercado dominado por Internet Explorer, Google Chrome y Mozilla Firefox), en los dispositivos móviles es uno de los más utilizados, con cerca del 21% del mercado, según la firma StatCounter y el 53% según Net Applications.

El descubrimiento de Mayer llegó a Wall Street Journal, que publicó la primera referencia al hecho, pero cuando los periodistas de este medio contactaron un vocero de Google, el código fue desactivado de inmediato. El gigante de Internet señaló en un comunicado oficial: “El Journal ha descrito erróneamente lo que pasó hoy. Utilizamos una función conocida de Safari para proveer características que los usuarios de Google habían habilitado. Es importante destacar que estas ‘cookies’ relacionadas con la publicidad no almacenan información personal”.

Y agregó: “Los usuarios de Internet Explorer, Firefox y Chrome no se han visto afectados. Tampoco aquellos usuarios (incluyendo los de Safari) que habían expresado su voluntad de no participar en nuestro Programa de Publicidad basado en intereses”.

Pese a la aclaración de Google, las quejas de algunos usuarios han llegado hasta el Congreso estadounidense, y por ello se pidió a la FTC que inicie una investigación.

La privacidad es una de las mayores preocupaciones actuales de los usuarios de Internet y de las entidades encargadas de defender a los usuarios. Si bien el forzar a Safari a almacenar ‘cookies’ sin autorización de los usuarios no es sinónimo de que Google tenga información personal de ellos, en tiempos en los que otros errores –como el ya mencionado de Google Buzz– o simples ajustes y mejoras a las políticas de privacidad generan malestar en algunos y temor en otros.

Finalmente, mientras que Apple no ha hecho un pronunciamiento contra Google y simplemente ha señalado que está trabajando para impedir que se ‘engañe’ su configuración predeterminada de privacidad, Microsoft, otro de los grandes rivales de Google, acaba de denunciar que Google también ‘se saltó’ las políticas de privacidad de Internet Explorer.

Mashable ayuda a entender el hecho.

Ante los temores y algunas interpretaciones erróneas de lo que ocurrió, el sitio web Mashable publicó una nota en la que explica fácilmente lo que ocurrió y responde algunas preguntas comunes. Esta es una versión traducida y resumida de esa publicación:

  • ¿En qué ‘pillaron’ a Google exactamente?
    Google estaba usando un truco de software para que el navegador Safari, en computadores Mac y en dispositivos móviles de Apple, permitiera algunas ‘cookies’ sin que el usuario tuviera que cambiar la configuración del navegador. Esto lo hacía para que Google pudiera rastrear los sitios visitados por los usuarios y enfocar mejor los anuncios publicitarios.
  • ¿Por qué necesitó ‘engañar’ a Safari?
    De forma predeterminada, Safari bloquea las ‘cookies’ de sitios que no son de Apple. Los navegadores web permiten que los usuarios bloqueen las ‘cookies’, pero Safari lo hace por defecto. Esto hace que los anuncios de Google, en particular los de su servicio DoubleClick, estuvieran bloqueados en Safari a menos que los usuarios cambiaran la configuración de Safari.
  • ¿Cómo hizo Google para saltarse el bloqueo de Safari?
    La empresa puso un campo invisible en algunos de sus sitios, que funcionaba como un campo de un formulario, que el usuario no tenía que llenar. Esto le decía automáticamente a Safari que estaba bien que DoubleClick enviara ‘cookies’ y así, le presentara anuncios al usuario.
  • ¿Por qué hizo Google esto?
    El gigante de Internet dice que esto es un accidente, y que básicamente estaba aprovechando una solución conocida en Safari para hacer cosas como usar el botón +1 de Google en sitios que no están en Google.com. Esto lo han aprovechado también sitios como Facebook, cuyo botón ‘Like’ (‘Me gusta’) está en muchos sitios web y los usuarios esperan usarlo sin necesidad de cambiar la configuración del navegador, algo que no todos saben hacer.
  •  ¿Qué está haciendo Google al respecto?
    La empresa dice que si bien utilizó este truco para habilitar los anuncios publicitarios, no pudo anticipar que se almacenarían ‘cookies’ en Safari. Por ello, la compañía empezó a eliminar estas ‘cookies’ tan pronto recibió la comunicación de Wall Street Journal.
  •  ¿Qué hace Google con la información que almacena?
    Hasta antes de eliminar las ‘cookies’, las utilizaba básicamente para desplegar anuncios publicitarios más relacionados con los sitios web que los usuarios visitaban. No se almacenaba –como en ninguna ‘cookie’ de Google– información personal de los usuarios, como dirección física, número telefónico o contraseñas.
  •  ¿Enfrentará sanciones Google?
    No está claro. Google está bajo vigilancia de la FTC por violaciones a la privacidad, y este incidente podría ocasionar alguna multa. Desde el Congreso ya se le pidió a la FTC iniciar una investigación. (ENTER.CO estableció que si se multa a Google, el monto equivaldría a 16.000 dólares por cada día en que se violó la privacidad).
  • Fue Google el único que hizo esto?
    No: en las pruebas del estudiante Jonathan Mayer había otras tres empresas: Vibrant Media, Media Innovation y PointRoll. Pero la investigación no era exhaustiva, por lo que podría haber otras empresas involucradas.
  • ¿Qué podría hacer Apple al respecto?
    La compañía dice que está trabajando en la manera de frenar los servicios web que traten de saltarse la configuración de privacidad de Safari.

NAPSTER2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s