El cruel precio de ser actriz en Irán

El cruel precio de ser actriz en Irán

Varios gobiernos han denunciado como un ‘castigo cruel e inhumano’ la condena a la actriz.

Vafamehr irá a la cárcel y recibirá latigazos por actuar en cinta sobre problemas de joven artista.

Marzie Vafamehr no es la primera actriz en Irán que va a prisión. Sin embargo, la condena en su contra ha conmocionado al mundo artístico.

No es solo por el año que tendrá que pasar en prisión. La pena, aunque radical, podría reducirse mediante una apelación. Lo que realmente ha impactado son los 90 latigazos con los que será castigada la actriz, cuya cara pasó a ser famosa en Teherán desde que la película My Tehran for Rent (Mi Teherán para arrendar) empezó a venderse clandestinamente, pues en la carátula de los DVD aparece ella, con los ojos entrecerrados y unas gafas de sol.

Mi Teherán para arrendar nunca recibió el permiso de las autoridades ni para ser filmada o distribuida en el país, condición oficial para ser exhibida en teatros. Aun así, la directora, Granaz Mousavi, quien regresó a Irán después de haber emigrado en la década de los noventa, decidió llevar a cabo la producción con inversión australiana. Apenas estuvo terminada se distribuyó en festivales internacionales y en Irán a través del mercado negro, que tiene gran alcance. Películas y series internacionales se distribuyen a través de este canal.

“Es un castigo muy fuerte que nunca antes había recibido alguien que trabaja en el arte y la cultura”, dijo Mousavi al conocer la sentencia, al tiempo que se mostró convencida de que esta no tiene ninguna relación con el hecho de que la película se haya filmado sin permiso y que, mucho menos, haya sido por motivos políticos. “Es solo un castigo para un actor que actúa en una película”, afirmó.

En diciembre del 2010 el director Jafar Panahi (creador de producciones como Círculo o Fuera de fuego ) fue condenado a seis años de prisión y a veinte años de no poder practicar su profesión ni abandonar el país.

A esto se suma que semanas atrás seis realizadores cercanos al mundo de los documentales fueron detenidos, acusados de colaborar con la BBC Persa, canal que se emite desde Londres y que se ve en Irán a través de las antenas parabólicas que, aunque prohibidas, tienen amplia distribución dentro del país.

La justicia iraní, en declaración hecha hace poco, aseguró que cualquier colaboración con canales extranjeros es considerada un crimen en contra de la seguridad nacional y se condenará con 10 años de cárcel. Cuatro de estos realizadores permanecen en prisión. “Parece que nos ha llegado el turno a la gente del cine, especialmente a los actores. Creo que se vienen tiempo difíciles”, dijo una actriz que lleva años en el oficio. Su nombre, dice, se lo guarda para ella.

CATALINA GÓMEZ ÁNGEL
PARA EL TIEMPO
TEHERÁN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s