Un incrédulo de Apple se despide de Steve Jobs

Gracias a la visión de Steve de fundir la tecnología con las humanidades, el mundo se enamoró no solo de Apple, sino de todo lo asociado con tecnología. Imagen: Snarkmarket.com.

Desde que tengo memoria, mi pasión por la tecnología ha dictaminado qué termino haciendo con mi vida. En lugar de enamorarme de los deportes, fui seducido por los libros y los teclados, en lugar de ser un abogado ‘hecho y derecho’, soy un periodista de tecnología, y en lugar de gastarme mi sueldo en carros o restaurantes, me endeudo comprando gadgets y videojuegos. Sin embargo, a pesar de esta pasión tan desenfrenada, jamás me he identificado con la marca de tecnología más popular del planeta.

Las razones son varias, y van desde mi poco amor por los sistemas operativos de Apple (mi disgusto por iOS es muy conocido) hasta mi exigencia de tener un computador al que le pueda cambiar las partes a mi antojo con las del fabricante que me plazca. Además, mi adicción por los videojuegos me hace imposible tener un computador Mac, pues la oferta de títulos de alta calidad es pésima en comparación con Windows. No estoy diciendo que odio a Apple y a sus productos, simplemente no van de la mano con lo que yo quiero, lo que me gusta y lo que busco en este tipo de aparatos.

 

Esto no quiere decir que desconozca los productos de Jobs, pues tuve un MacBook Pro durante mis primeros meses en ENTER.CO y juego con el iPad de mi madre todos los días. Por esto mismo sé que el alcance del genio de Jobs va mucho más allá de los productos de Apple, mucho más allá de iTunes Store y la revolución digital en la música, y mucho más allá del iPhone y el iPad. Steve Jobs tocó el alma de las personas, así no lo sepan o no lo admitan.

Ayer, al saber la triste noticia, dije en Twitter que Steve Jobs será recordado como el hombre que hizo lo mismo por la tecnología que lo que The Beatles hicieron por la música. Antes de los cuatro fantásticos de Liverpool, el rock y el pop tenían un lugar minúsculo en la cultura mundial en comparación a lo que pasó después de que John, Paul, Ringo y George explotaran en la escena. Elvis ya era grande, pero fueron The Beatles quienes resonaron –y todavía lo hacen­– en los corazones de seres humanos de todas las nacionalidades, todas las edades, todos los credos y todos los estratos sociales.

Steve Jobs hizo lo mismo por la tecnología. Antes de su segundo mandato en Apple, la tecnología tenía un aire de inalcanzable o incomprensible para la mayoría de las personas. Los computadores y la Red parecían ser demasiado complejos, demasiado aburridos o ‘ladrilludos’ para gente que no tenía la fiebre tecnológica por la que somos famosos los geeks.

La propuesta del genio de Apple en la que manifestó que la tecnología debía encontrarse con las humanidades para llegar a su máximo potencial es uno de sus mayores aportes a la civilización humana. El genio de Steve no es que haya logrado ampliar el mercado de sus productos para que todo el mundo se sintiera cómodo con ellos.La razón por la cual Steve Jobs será una leyenda por siglos es que fue el catalizador para toda una revolución que cambió la vida de todo el mundo, hasta de aquellos que no lo admiten porque odian a Jobs con una envidia que se les sale por los ojos. Steve fue el cupido que llevó a la humanidad a enamorase de la tecnología.

Lo logró, además, de varias formas. Muchos se enfocan en los asombrosos productos de Apple, pero la visión de Steve iba mucho más allá.

Gracias a él se realizó ‘Toy Story’, una película que le demostró al mundo que los computadores podían crear historias y personajes tan bellos y universales como los de los dibujos animados clásicos.Ese filme fue un hito cultural no solo por sus excelencias técnicas, sino por conectar a los humanos y a la tecnología de una manera muy singular, mágica e inesperada.

Su discurso de grado en Stanford es legendario y les ha cambiado la vida a miles de personas, incluyendo algunas que conozco, y deja claro que Steve no quería solo vender productos, sino cambiar vidas.

Hasta logró convencer a las disqueras de que vender su música en línea era buena idea, a pesar de que siguen luchando contra la piratería que se deriva de los MP3. Los resultados, traducidos en números impresionantes de ventas, no se hicieron esperar.

Pero al final, más allá de ser el creador del computador personal, de ser pionero en el cine computarizado, de ser un ícono del mundo tecnológico durante más de tres décadas, Steve Jobs va a ser recordado como aquel que le inyectó el espíritu humano a la tecnología. Y, quizás aún más especial que eso, dio un lugar exclusivo y permanente a la tecnología en el corazón de las personas.

Gracias, Steve, por este inmenso regalo que nos dejas a todos los seres humanos, incluso a quienes nunca lo pedimos.

Personalidades mundiales, amigos y hasta los rivales de Apple han expresado su admiración por Jobs. Incluso, algunos ‘enemigos’ han sorprendido con algunas revelaciones

NAPSTER2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s