Así fabrican los botes inflables más apetecidos del mercado

LUIS RODRÍGUEZ

El cuerpo del bote, en pleno proceso de pintura.

ABMarineGroup es una empresa venezolana con más 40 años de historia que, cansada de la inestabilidad política de su país y la falta de garantías, se vio obligada a emigrar a otra parte.

Fue entonces y después de estudiar varios destinos que esta firma dedicada a la fabricación de embarcaciones decidió hace cuatro años instalar su planta en Colombia, específicamente, en la Zona Franca de Barranquilla.

“Pensando en países cercanos a nuestros destinos como Estados Unidos y el Caribe finalmente se concluyó que Barranquilla era la mejor opción por su ubicación”, contó Hermes García, gerente de la fábrica.

Mano de obra. Cada embarcación demanda un trabajo intensivo en mano de obra. “Por mucho que se quiera modernizar el proceso, su naturaleza es manual en todas sus etapas”, explicó García.

En la fábrica de ABMarineGroup de la Zona Franca, laboran 150 personas, de las cuales 110 son operarios capacitados que se encargan de elaborar las embarcaciones desde la producción de los cascos (la parte dura de la lancha, los flotadores, hasta la instalación eléctrica y mecánica.

Buena parte de la mano de obra está compuesta por técnicos eléctricos, soldadores en aluminio, pintores, personal con habilidades en confección de textiles y zapatería, así como aprendices del Sena, quienes llegan con los fundamentos básicos a la fábrica y allí son entrenados para la fabricación de embarcaciones.

El 99% de la producción de estos botes inflables destacados en el mercado internacional por ofrecer buenas condiciones de seguridad, estabilidad y navegabilidad, se exporta a países como Estados Unidos, Venezuela, Ecuador, Tailandia, Hong Kong, Nueva Zelanda, Australia, Francia, Turquía, Inglaterra, el Caribe, Antillas, Chile, Uruguay, Puerto Rico, Guatemala, Panamá, México, Canadá y Egipto.

“Hemos logrado entrar a nuevo mercados debido a las ventajas que ofrecen estos botes, por ejemplo, tienen mayor capacidad de carga, son más livianos y consumen menos combustible”.

Antes de ser despachados en contenedores, la producción pasa por los respectivos controles de calidad. En un embalaje pequeño pueden caber aproximadamente 40 botes livianos.

Actualmente son los únicos fabricantes en América en hacer embarcaciones semi-rígidos con caso de fibra de vidrio o aluminio de grado marino. La mayoría de los materiales son importados de Europa y Estados Unidos.

“Los cascos de aluminio los hacen muy resistentes y ligeros, ideales para el uso en lagos, ríos y costas rocosas”, explicó el Gerente de la fábrica, luego de dar un paseo por la planta y conocer cada uno de los procesos. Estos son fabricados en aluminio grado marino y son sujetos a rigurosos exámenes realizados por un laboratorio externo.

Elaboración. El flotador es elaborado con un poliéster resistente, cubierto con hypalona-neopreno, apto para todo tipo de clima.

Cada embarcación antes de salir del punto de fábrica, es sometida a exámenes de presión, inspecciones de costuras y pegado.

Anualmente la producción alcanza los 2.500 botes y se pueden encontrar en el mercado en distintos precios dependiendo del modelo, tamaño y fabricación.

Una persona común y corriente que quiera comprar un bote de este tipo, lo puede encontrar en el mercado desde $4 millones, pero si se trata de un embarque de 28 píes, el de mayor capacidad, el precio podría llegar hasta los $80 millones.

Fuente: El Heraldo de Barranquilla (Colombia)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s