Metallica, Slipknot y Motorhëad cubren de negro Rock in Rio

Metallica logró hacer vibrar a los cientos de miles de espectadores en Rock In Rio en un show de poco más de una hora.

Metallica logró hacer vibrar a los cientos de miles de espectadores en Rock In Rio en un show de poco más de una hora.

Slipknot apareció en el escenario, como ya es tradicional, con sus máscaras y trajes de “asesinos”.

Los fans de Slipknot rindieron tributo con el símbolo de la banda.

Motorhëad brindó un impecable espectáculo a los asistentes a la Ciudad del Rock.

100.000 personas asistieron, vestidas de negro, a la tercera jornada del Rock in Rio, y vibraron con tres dignos representantes del heavy metal: Slipknot, Metallica y Motorhëad.

Con “Seek & Destroy”, broche del concierto, “Creeping Death” o “Master of Puppets”, Metallica ha incorporado a su repertorio clásicos de aquel disco como “Enter Sandman” y la misma “Nothing Else Matters”.

Antes que ellos, otras bandas habían hecho temblar ya los cimientos de la Ciudad del Rock con sus punteos explosivos.

Después de la notable actuación de Sepultura en el escenario “Sunset” con Tambours du Bronx, ha sido el turno de otro grupo legendario, los británicos Motorhëad, con el carismático Lemmy al frente, el único miembro original que queda entre sus filas.

Había espectación por ver a Lemmy desenvolverse en este foro, rodeado de músicos más jóvenes, que le deben la revitalización que grupos como el suyo llevaron a cabo a finales de los años 70 en los páramos más extremos del rock, tras el declive de la vieja guardia liderada por Led Zeppelin y Deep Purple.

Motorhëad ha demostrado que lo suyo es un rock bronco de los de antes, con percusión musculada, ametralladoras en lugar de guitarras y humo a raudales.

El humo se ha tornado en fuego con la llegada de los estadounidenses Slipknot, un grupo nacido en los años 90, que ha llegado aquí tras la importante pérdida el pasado año de uno de sus fundadores y principal compositor, el bajista Paul Gray.

Provistos de sus características caretas sacadas de un remedo de “La matanza de Texas”, la banda ha desatado la histeria con sus distorsiones esquizoides bañadas en punk, que a ratos suenan apocalípticas, a ratos paradójicamente marciales y que, finalmente, a ratos recuperan cierta cordura melódica, mal que les pese.

No todo acaba aquí para el metal en Río de Janeiro, pues el festival contará con un epílogo en el último fin de semana con la participación de otra banda legendaria del rock, Guns N’ Roses, así como la de los más recientes Evanescence y System of a Down.

Río de Janeiro, EFE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s